Neón

SINOPSIS

En una noche cualquiera, un dormitorio cualquiera se transforma en un portal dimensional desde el que dos hermanos, un niño y una niña, comenzarán una travesía cósmica. Mientras, su entrañable abuelo no sabe si cancelar la aventura o sumarse a la fantasía.

Viajeros interestelares que brincan entre satélites, planetas, cometas y estrellas. Pequeños asteroides luminosos que se posan en nuestro hombro. Hulahops que comunican distintos universos. Una rueda cyr que nos impulsa al espacio exterior a velocidad de vértigo.

Cuando el juego termina, aún estamos al comienzo de la noche, pero tenemos la certeza de que ésta encierra, en su oscuridad, las más maravillosas posibilidades.

  • Espectáculo de sala recomendado para niñ@s a partir de 4 años
  • Técnicas circenses: rueda cyr, hula hops, manipulación de objetos, acrobacia, clown
  • El espectáculo contiene efectos flash [no son luces de estrobos]
  • Duración: 55 minutos

Dirección, dramaturgia e iluminación: Carlos Álvarez-Ossorio
Idea original: Gonzalo Andino Lucas
Producción ejecutiva: Gonzalo  Andino y Gloria Díaz (Noletia)
Interpretación y creación circense: Álvaro Pérez y Clara Reina
Interpretación y composición musical: Jasio Velasco
Escenografía: Alfonso Menor
Vestuario: Ellavled Alcano
Producción: Marta Gonzáez (Noletia)
Técnico en gira: Manuel Colchero Vázquez (Noletia)
Comunicación: Gloria Díaz Escalera (Noletia)
Vídeo y fotografía: Agustín Hurtado / La Buena Estrella
Distribución: Elena Carrascal I*D

Nuestro agradecimiento al Ayuntamiento de Mairena del Alcor, al Centro Cultural de la Villa de La Rinconada y a la Sala La Fundición de Sevilla

«Neón» es un espectáculo de circo para la infancia específicamente planteado para teatros o espacios de interior, con música original y parcialmente interpretada en directo y un fuerte protagonismo de la iluminación en la investigación circense, la puesta en escena y el desarrollo en la dramaturgia.

Desde la noción de la superación del miedo a la oscuridad como punto de partida, «Neón» parte de una situación cotidiana: un abuelo, al que sus nietos han disfrazado de conejo de peluche, se enfrenta ese momento en el que hay que mandar a los niños a la cama, en una noche en la que ejerce de cuidador ocasional.

En ese contexto, su intrépida nieta mostrará más interés en alargar el juego que en dejarse llevar por el sueño.

Para vencer el obstáculo que supone la oscuridad, nos sumergiremos en un universo de fantasías y luminiscencias, en el que aparece un segundo nieto quien, al escuchar el alboroto, se sumará al juego disfrazado de una especie de viajero cósmico. El abuelo, un poco desconcertado,no sabe si sumarse al juego o intentar pararlo todo, mientras la noche avanza convertida en una increíble aventura. Las formas circulares, como alegoría del espacio exterior, tomarán protagonismo y algunas de ellas, entre acrobacias, se convertirán en circo: hula hops, pelotas de malabares y un increíble número de rueda cyr luminosa.

El juego termina y el dormitorio vuelve a la calma. Pero los tres habrán descubierto un lado desconocido de la noche y habrán transformado la inquietud que provoca la oscuridad en una fuente de hallazgos y diversiones.

«Neón» es un espectáculo de sala creado específicamente para público infantil, algo que no es lo habitual en el ámbito del circo, donde suele crearse desde códigos accesibles para el gran público, pero que no enfocan y desarrollan sus procesos de creación desde y para la infancia. Partiendo de esta premisa, en «Neón» se ha realizado un trabajo de investigación a partir de la unión de tres elementos fundamentales: el circo, la música en directo y la luz.

La dramaturgia se ha planteado como un proceso creativo colectivo, a través del cual conjugar de forma coherente los distintos lenguajes artísticos que conviven en el espectáculo. De esta forma, aunque existe un planteamiento narrativo (una pequeña historia que nos sirve de base sobre la que trabajar y estructurar dicho trabajo), éste se pone al servicio de un espectáculo sensorial y poético, donde los niños y niñas pueden reconstruir esa historia original o cualquier otra que la imaginación les permita crear a partir de las sensaciones y emociones que el espectáculo genere en ellos.

Toda esta base dramatúrgica tiene su peso, principalmente, en la luz. La luz pasa de ser utilizada como refuerzo del significado (lo habitual en escena) a significar por sí misma. En «Neón» se rompe con el binomio luz=bueno, oscuridad=malo y se trabaja sobre el atractivo y las posibilidades que encierra la ausencia de luz, es decir, la oscuridad. Se generan atmósferas y ambientes lumínicos bien definidos y que acompañan los estados emocionales de los personajes y, sobre todo, del espectador. A esta importancia esencial de la luz,se le suma el juego con elementos circulares: tanto en la escenografía, o, incluso, en la composición musical, el círculo es el protagonista.

Finalmente, otro punto fuerte sobre el que se asienta «Neón» es el espacio sonoro. El espectáculo cuenta con música en directo, compuesta e interpretada por Jasio Velasco, que, además, se convierte en un personaje más en escena, junto a Clara Reina y a Álvaro Pérez. Jasio adopta un rol de clown, que aporta a través de la música dinamismo y ritmo a la escena, interviniendo incluso en las propias rutinas circenses.

Nunca he dirigido circo ni ningún espectáculo infantil. Así que cuando Gonzalo Andino (Noletia) me propuso este proyecto, tuve que pensar mucho en cómo afrontarlo y en qué podía yo aportar a este proceso de creación. Por suerte, hubo un factor fundamental: la idea era realizar un espectáculo sobre la luz. Y ahí sí tengo algo de experiencia, tanto a nivel profesional (diseñando luces también para espectáculos infantiles) como a nivel personal.

Desde siempre me ha fascinado la relación de los niños con la luz y la oscuridad. Desde los cuentos clásicos, a películas de referencia sobre la infancia. La oscuridad y la luz siempre ha sido un elemento recurrente en estos relatos. Pero también es verdad que han sido elementos asociados a “lo bueno” y “lo malo”. Para mí, este binomio cambió cuando fui padre. A través de los ojos de mi hija descubrí que “lo bueno” y “lo malo” son conceptos que nosotros inculcamos a nuestros hijos. Para ellos, a priori, la oscuridad no tiene nada de malo y encierra misterios que generan curiosidad. Descubrí la pedagogía de la luz y una serie de cuentos contemporáneos que abren nuevas puertas a esa curiosidad de los más pequeños. En lugar de acotarnos el mundo, nos lo abren.

Es desde esa curiosidad desde la que planteamos el trabajo en el proceso de creación. Nos acercamos a la luz, a la música y al circo con esa inocencia infantil, dejándonos sorprender por todo, intentando mantener una mirada no viciada, no condicionada, sin prejuicios, sin ideas preconcebidas. Como si fuese la primera vez que descubrimos todo. Buscando esa sensación, esa emoción que queremos provocar en los espectadores de «Neón»: la curiosidad y el descubrimiento de todo lo que se esconde en la oscuridad. Como si la oscuridad fuese un lienzo en blanco para la imaginación. No hay miedo, no hay trauma. Hay misterio. Y ganas de adentrarse en ese misterio.

Carlos Álvarez-Ossorio | Dirección y Dramaturgia

Un proyecto en colaboración con:

CONTACTO DISTRIBUCIÓN:
+34 955.136.971
+34 610.948.200
+34 652.078.443

info@elenacarrascal.com
elenacarrascal.com